En defensa de los Trolls

[X] Por Tia Xime [ ] Consejos   12 de agosto del 2010

Esta semana he leído mucho sobre trolls, en Twitter, en blogs y en prensa de la que tiene dinero para imprimir en papel brillante. Pero todos esos textos son producto de ver a los trolls como personas distintas a ti. Y es mi deber recordarte que todos corren peligro de ser trolls.

Si no eres un troll, puedes transformarte en uno en cualquier momento.

Crees que los trolls son “desocupados que no entienden que no tienen la razón”, “perdedores que viven en casa de sus madres” o “idiotas que siembran la semilla de la discordia por fastidiar”, así que te sientes mejor sobre ti mismo, hasta que llega el momento en que caes en la trampa.

Hay muchos métodos para convertir a una persona corriente en un troll, y siempre habrá uno que puede funcionar contigo. Porque Internet es un sitio lleno de gente en busca de atención… donde todos creen que su opinión es importante, igual que tú.

¿Te preguntas por qué eres un blanco fácil de burla?

Porque has estado amando con pasión a la identidad que has fabricado.

Esa errónea impresión que te ha dado Internet de hacerte creer que por tener un nombre de usuario eres especial y formas parte de “una élite”, ha trastornado tu mente. Cuentas el número de seguidores de Twitter, te alegras al subir de nivel en los foros, tomas el respeto que te muestran los desconocidos como real, y estás tan segura de tu celebridad, que decidiste abrir Formspring. Tu ego no puede vivir si no lo alimentas varias veces al día y recogiendo todos los cumplidos… hasta que aparece el troll. ¿Cómo se atreve alguien a pensar que eres un estereotipo? ¡Deberían matarlo!

Así que te lanzas a insultarlo, con toda tu furia, porque debes aplastarlo con violencia para que sea un mensaje para los demás. Llamas a todos tus admiradores para que vayan por sus antorchas y tridentes. Y con eso, comienzan los círculos viciosos del trolling.

Contesta sinceramente…

  • ¿Has dado tu opinión sobre un tema sin saber lo que decías y ante cualquier señalamiento de estar haciendo el ridículo acusas a la persona de no saber escribir?

  • ¿Has prejuzgado a alguien? ¿Le has llamado puta por unas fotos, mojigata por hablar de moral, campesina por ser de provincia, o idiota por ser rubia?

  • ¿Tienes un odio fácil de explotar por algún grupo social, racial o político? ¿Cuando vez una manzana mordida gritas “Oligarca Hipster”?¿O si ves la hoz con martillo te lanzas a hablar de “Hippies de mierda”?

  • ¿Crees firmemente en algo y tu vida se sostiene alrededor de ello? ¿Si te dicen que la vida no es sagrada le llenas el correo de fotos de abortos?

  • ¿Te molesta leer sobre una persona que no te explicas por qué recibe tanta atención (pero tienes que escribir al respecto hasta que te sangren los dedos)?

  • ¿Consideras que algunas personas son monotemáticas (así que te quejas de ellas todo el día)?

  • ¿Tienes un deseo ardiente de arreglar algo que está mal en el mundo? ¿Son todos los que cuestionan tus motivos y tus ideas parte de una conspiración capitalista de banqueros judíos que buscan oprimir a los pueblos en desarrollo?

  • ¿Crees que es tu deber atacar a quienes se toman muy en serio (así que creas usuarios falsos que son burla del estereotipo que representa y lo mantienes durante meses porque eres el mejor para eso)?

Entonces, tienes potencial para ser un troll. No lo tomes a mal, en tu mente siempre podrás escudarte tras la idea de que tienes la razón y que los demás son “puros tontos llenos de piojos”, sentirte mejor por pensar diferente, o por enfurecer a tus nuevos enemigos, o simplemente recurrir a decir que “fuiste malinterpretado”, porque querías ser gracioso. O todo fue una confusión por un error inocente.

“La maldición del Troll” (O “Era mejor ignorarlo”)

El troll no va a desaparecer, porque su voz de Pepe Grillo siempre encontrará algún simpatizante. La imagen que fabriques de ti en Internet siempre será falsa, porque es sólo lo que deseas mostrar, una versión ideal de ti. Pero ya es tarde para disculparte y actuar como un ser humano. Ya no se trata de una simple turba iracunda contra un individuo, es una guerra. El drama, las cuentas falsas que sirven de caballos de Troya, los insultos velados, la destrucción de la reputación, las burlas a la mala ortografía, los insultos, y todo lo que crees que puedan usar con tal de herirte, te volverá paranoica. Así que vigilas todo lo que tu troll hace. Sus frases serán leídas con detenimiento, en busca de una pista de sus debilidades, sus miedos, todo lo que pueda hacerle ver mal con sus propios seguidores. Te has transformado en lo que más odias.

Mordiste el anzuelo, te dejaste llevar, y ahora, tu piel es verde y vives debajo de un puente.

Felicitaciones.

Tía Xime,
Los odios más grandes son entre personas que, a simple vista, son idénticas.

Imagen de lisihoff

 

Temas:

6 Respuestas para “En defensa de los Trolls”

  1. me gusta!

  2. Generalmente los Trolls tienen malicia de por medio, no se puede ‘ser’ troll accidentalmente. Al decir algo sin querer se puede ‘estar’ troll accidentalmente, pero no serlo.

  3. No se por que estoy imaginandote escribiendo todo esto con una foto de @freddier en tu mano.

    jajaja ja estoy trolleando

  4. Me encanto!, no se porque no puedo seguirte cuando yo ni siquiera te conocía! Doy gracias a la persona que me compartió este blog. Seguiré leyéndote.

  5. soy verde….

¿Qué quieres comentar?

¿Quieres que tu avatar salga junto a tu comentario? Hazlo registrándote en gravatar.