Domingo de Recetas: Sopa enlatada

[X] Por Tia Xime [ ] Consejos   27 de marzo del 2011

Muchos se preguntan si los alimentos enlatados pueden llegar a tener el mismo nivel nutricional de la comida fresca. Yo digo que esos muchos nunca han tenido que pasar hambre si tienen tiempo para hacer comparaciones tontas. A nadie le importan las vitaminas y las calorías cuando lo único que queda en la despensa son latas con la fecha de caducidad borrosa.

Las comidas enlatadas son el último recurso. Cuando las compras, estás pensando que las probarás cuando tengas curiosidad y no tengas tiempo para cocinar. La verdad es que si no se trata de atún, el único sabor que tienen es a desesperación. Pero en casos de emergencia, sean desastres naturales, emergencias nucleares o bancarrota, son la única solución.

El otro problema es que las porciones de comida enlatada son pequeñas. Cuando llegas al fondo de la lata, sigues con hambre y sientes rabia. Es necesario hacer algo para mejorar la experiencia de consumirlas.

Mi receta es simple, ya que si están contemplando engullir enlatados es porque la otra opción es colgarse del techo con el cable de la plancha.




Necesitamos una lata de sopa. Cualquier sopa. Sin importar el tipo de sopa que compres, esta receta te va a servir.

Lo principal para esta receta es algo que espero que tengan a su alcance: Agua. Basta con que sea agua potable. Agrega una taza a la olla en la que van a cocinar la lata de sopa de lo que sea que hayan conseguido. Eso disminuirá el sabor a sodio que se pega al paladar.

Ahora, busca una cebolla. Si tienes comida enlatada, es altamente probable que tengas una cebolla. Tal vez no recuerdes haberla comprado y temas que no sea apta para el consumo humano. Quizás en otra situación puedes ignorar la cebolla, pero si tienes hambre, pica esa cebolla y arrójala al agua. En el peor de los casos, puede ser la fuente de las únicas vitaminas que consumas antes de morir.

Si tienes condimentos en tu despensa, agrega una cucharadita de cada uno al agua. Si tienes alguna lata de algo que pueda tener proteínas (atún, pollo, jamón), agrega esa lata al agua hirviendo.

Finalmente, agrega la sopa enlatada a la mezcla que tienes. Espera unos cinco minutos y sirve la sopa.

Si necesitas darle algo más de sabor, tus lágrimas bastarán. Al final, si la desesperación, la insatisfacción y la tristeza persisten, puedes usar los bordes filosos de las latas para cortarte las venas.

Tía Xime,
El Ketchup no cuenta como “Comes frutas y verduras” según mi nutricionista. Ni siquiera en grandes cantidades.

Imagen de seandreilinger

 

Temas:

¿Qué quieres comentar?

¿Quieres que tu avatar salga junto a tu comentario? Hazlo registrándote en gravatar.