Cómo sobrevivir en un club nocturno

[X] Por Tia Xime [ ] Consejos   31 de diciembre del 2015

Queridos lectores,

Estas son épocas oscuras. Todos quieren pensar que sus mentes son abiertas, que son atrevidos y que están preparados para una vida sexual disipada de la que por lo visto todos, excepto el lector, disfrutan.

Y una vez más, veo sus caras llenas de esperanza, pensando que esta noche va a cambiar todo, que tal vez si esta noche fingen un poco más de lo usual, podrán ser felices.

En vez de destrozar sus expectativas, como suelo hacerlo, quiero darles la oportunidad de lograrlo, sólo para que enfrenten la verdad en carne propia y que no tengan ninguna excusa sobre su ignorancia al respecto. Quiero decir, voy a darles buenos consejos para que su noche no sea un absoluto desastre. Ilusos.



Cómo sobrevivir en un club nocturno





En cuanto dejas de tener pareja (o comienza la búsqueda de pareja), siempre hay alguien que te dice que debes ir a un club.

Este consejo siempre es ofrecido por alguien que ya tiene pareja y recuerda vagamente lo que sucede en un club nocturno, o una amistad que debería meterse a un tratamiento para lidiar con su claro problema de alcoholismo y drogadicción.

Si tienes menos de 25 años, te vas a lanzar de inmediato por culpa de la ingenuidad, la cultura pop y porque no has tenido que pagar por nada en tu vida aparte de una identificación falsa.

En cambio, ir a un club nocturno a conocer gente es una de esas acciones que si eres mayor de 35 años, está reservada sólo para estados crónicos de desesperación.

La realidad de esta noche

Dividamos esto por géneros.


Para mujeres:



Compraste ropa que no usarías a la luz del día, te maquillaste como si tuvieses que presentarte a una audición de Cirque du Soleil y tratas de erguirte en tacones más puntiagudos que puñales, porque piensas que necesitas mezclarte bien. Y has resistido la hipotermia haciendo fila para entrar en un mugroso club con música que no soportarás más de media hora si sigues sobria. Crees que esto es suficiente, pero estás muy equivocada.

Carga identificación, falsa o auténtica, en caso de emergencia. No es sólo para probar que eres mayor de edad (no te hagas ilusiones), sino para que el de la ambulancia pueda llenar tu información si te pasas de licor.

Lleva protección. Tu reputación va a ser aún peor si tienes sexo sin protección.

Lleva protección. De la que viene en spray o la que mide quince centímetros y puede abrir una sonrisa de una oreja a la otra.

Sé amable con el bartender. Sin importar si te consideras atractiva o no, ten una buena relación con la persona que te sirve los tragos. Si tienes un pasado sórdido con el bartender, o desconfías de él/ella, toma sólo bebidas que destapes tú misma.

Ten un nombre falso a la mano (un sobrenombre sirve, si tienes problemas recordando nombres). Hay veces que la desesperación hace bajar tus estándares y dar un nombre falso hace más difícil que te acosen en facebook después.

Ten un número de teléfono falso. Una manera fácil de quitarte tipos de encima es darles la felicidad temporal de tener un número de teléfono que no tenían al empezar la noche. Pero muchos hombres reciben tantos números falsos que que van a insistir en estar pegados a ti para asegurarse que es un teléfono real. Porque en vez de preguntarse la razón por la cual les dan números falsos, quieren asegurarse de recibir números reales.

Pero no te preocupes. Hay apps para eso, como Burner (publicidad no pagada, pero aceptamos donaciones).

Revisa las manos. Si miras las manos con cuidado, podrás detectar si es casado, si tiene un buen trabajo o si fuma. Procede a discreción con lo que descubras.

No pre-bebas a menos que vayas en un grupo de más de tres. Haz caso. Es una mala idea no ir en grupo después de cierto nivel de ebriedad.

No abandones a tus amigas. Simple, pero necesario recordarlo. Deja al menos un mensaje de texto antes de desaparecer. No dejes tirada a la borracha escandalosa, por más que quieras hacerlo. Porque nunca sabes si llegará la noche en que te conviertas en la borracha escandalosa.

En caso de tener suerte, recuerda:

Si tu conquista tiene más de 30 años y sigue yendo a clubes regularmente, tiene al menos tres venéreas.

Si tiene menos de 30, pero tiene ropa costosa, vive con sus padres.


Para hombres:



Compraste una camisa nueva, te engominaste el pelo hasta que se convirtió en mineral irrompible y te bañaste en colonia barata para que los perros detecten tu presencia a un par de ciudades de distancia. Tienes tarjetas de presentación con un trabajo falso y un título rimbombante. Llevas efectivo en el bolsillo y la argolla de matrimonio en una bolsa plástica en la guantera, junto con la foto de tu novia que debería estar en tu billetera. Pero no es suficiente.

Cuida tu presupuesto. Lleva estrictamente el dinero en efectivo que necesitas. No lleves tarjetas de crédito, por tu propio bien.

No invites más de dos tragos por noche, en especial a la misma persona. Embriagar a alguien no te va a dar permiso para hacer lo que quieras con ella.

Acepta el rechazo y muévete a la siguiente persona. Hay mucha gente en el club. No seas un imbécil.

Lleva protección. No me vengas con esos cuentos de “no se siente igual”, “no los hacen de mi tamaño” o “yo sé sacarlo a tiempo”. Lo último que quieres en tu vida es pasar por un tratamiento de gonorrea, clamidia o pagar una matrícula de universidad a un hijo no deseado.

Desconfía de las luces del antro. Todo se ve mucho mejor de lo que es con luces tenues. Ajusta tus expectativas para no asustarte la mañana siguiente.

No te acerques al grupo de más de tres mujeres juntas. A menos que una de ellas esté interesada en que te metas con su amiga borracha escandalosa.

Anota una pequeña descripción junto a los teléfonos que recibas.

Bebe para aumentar tu confianza, no para ahogarla. Los resultados a partir de cierto número de tragos obedecen a la fórmula de Lagrange.

En caso de pasar tu límite, recuerda no responder a ningún reto, percibido o real. El tipo que sale de pelea en el club, sin importar la razón, no va a tener una gran noche.

Si todo sale bien, recuerda:

No hagas muchas preguntas el día siguiente. Sin importar la edad de tu conquista, deja que ella haga las preguntas. Sólo di que fue un placer y que pasaste una buena noche (o discúlpate si es el caso).

Tía Xime,
La personalidad es lo más importante, por eso debes pretender ser alguien más.

Imagen de dilara

 

Temas:

5 Respuestas para “Cómo sobrevivir en un club nocturno”

  1. Que dicha volver a leerla tia.

  2. Si tia por favor! Sigue deleitandonos!

  3. Me encanto el articulo ! Gracias tia!

  4. Volviste!!

¿Qué quieres comentar?

¿Quieres que tu avatar salga junto a tu comentario? Hazlo registrándote en gravatar.