7 métodos para escapar de la realidad

[X] Por Tia Xime [ ] Consejos   4 de junio del 2013

Vivimos en un momento en el que nos resulta imposible concentrarnos. Estamos bombardeados de cultura pop, escapismo y fantasía.

El mundo real es horrible, las calles están llenas de gente que puede robarte y agredirte, incluso matarte. Mira las noticias. Mira las noticias sobre las conspiraciones contra tu vida, el planeta y todos los animales tiernos en Facebook. Mira tu vida diaria, gastada en tonterías y emociones sosas. Todas son buenas razones para huir de la realidad, pero tal vez estemos yendo muy lejos.

1. Teléfonos inteligentes/Google Glass


Hay pocas paradojas tan divertidas del mundo actual como el fascinante hecho de vivir aislados a través de los dispositivos diseñados para facilitar nuestra comunicación.

En este momento los veo hablando solos con los audífonos puestos, sin estar muy segura si se trata de esquizofrenia o planes de minutos ilimitados. Con las manos cerca a la entrepierna y la mirada gacha, lo único que los separa del mendigo que se masturba en la calle es la combinación de colores en la ropa y el tamaño del aparato en el que meten la mano. Y desde la salida de Glass, me preparo para ver gente con expresiones vacías en los ojos, mientras ven porno en la comodidad de su retina sin importar donde están.

Nuestros amigos en el mundo real son tan reducidos ya que no estamos expuestos a las otras personas de un modo cándido. Todo está calculado y buscamos precavidamente todo lo que queremos saber de las personas que queremos conocer de antemano. Un problema serio de las conversaciones en esta época es que gran parte de lo que puedes preguntar lo puedes leer directamente de su perfil.

Sin importar donde estás, estás tecleando o diciendo a Google todo lo que quieres expresar o pensar, sin un sólo instante en privado. Porque la sola idea de la soledad brinda pesadillas a nuestra sociedad.

2. Internet


Escapar a Internet es algo con lo cual todos hemos lidiado en el mundo actual. Vendemos una ficción absurda sobre nuestras vidas en las que las hacemos parecer emocionantes y vivimos en terror constante de que sean descubiertas, al mismo tiempo que morimos de envidia al ver las emocionantes vidas de otros.

Entre leer, acosar y pretender gastamos la mayor parte del día mientras que deberíamos estar esforzándonos en mejorar nuestras vidas. La exposición constante a la vida ajena en niveles enfermizos nos deprime, así que pasamos a lo que se ha vuelto la mayor fuente de ingresos de Internet: ver fotos de gatos y memes (que incluyen gatos). O pornografía.

Actualizar estatus, escribir cosas ingeniosas, robar cosas ingeniosas y ponerlas en tus estatus, agregarte a nuevas redes sociales, decir que dichas redes sociales ya no están de moda, probar aplicaciones tontas de fotografía y hacer videos de 4 segundos porque es lo que todos hacen. Es como tener obligaciones sociales, pero con millares de desconocidos.

Este tipo de escapismo afecta el lenguaje, como vemos reflejado en nuestros adolescentes, que desde una tierna edad se comunican torpemente en memes, de los cuales no logran entender el contexto. Si observan con atención, cuando sus torpes intentos de comunicarse en persona fallan, bajan sus cabezas y teclean con indiferencia en los teclados de sus teléfonos celulares.

3. Videojuegos


¿Por qué huir de la realidad como un espectador cuando puedes ser el protagonista? Los videojuegos continúan su carrera por absorber tu vida. Juegos más extensos, contenido descargable, mundos abiertos e infinitos. La posibilidad de cometer crímenes brutales por los que pasarías toda tu vida tras las rejas también es una ventaja para ciertas personas.

La inmersión de los juegos y el nivel de tiempo que inviertes en ellos crean cierta responsabilidad. Llega un punto en el que tienes tantos puntos de experiencia que no quieres abandonar el juego. Ya tienes respeto, que es algo que nunca vas a experimentar en el mundo real.

La otra gran razón por la cual los juegos nos atraen es porque nos aíslan mejor de la realidad que cualquier otro medio. Si tienes Oculus Rift es probable que nunca salgas de casa y mueras en medio de cajas de pizza y bebidas energéticas.

Sin siquiera el gancho de la realidad virtual ya es sorprendente la tecnología que está involucrada en los videojuegos, al punto que nos decepciona cuando nos ofrecen menos que lo mejor (como el XBox One). A mí me impresiona mucho como ha avanzado el realismo en los videojuegos. Ahora puedes hacer trampa con dinero, como en el mundo real. Y comprar todo lo que siempre soñaste tener no cuesta tanto.

4. Televisión


La vieja y confiable caja embrutecedora. ¿En qué momento se volvió tan interesante otra vez? Justo cuando creía que Internet se había encargado de acabar con ella, regresó de sus cenizas. Y mejor que nunca. Las producciones tienen mejor calidad y actores que el cine. Hay cientos de programas de distintas partes del mundo con fantásticos libretos. Hasta los realities me llaman la atención.

Escapar a la tele es fácil. Ella no hace más que estar ahí y no te pide nada a cambio aparte de tu absoluta atención. No tienes que mover nada en absoluto y te dice todo lo que debes sentir. Es por eso que duele tanto cuando te ataca. Has pasado tanto tiempo junto a ella, viendo como tu familia de ficción crece y aprende hasta que… mata a tus personajes favoritos. Gracias a brillantes escritores (ie: sádicos y crueles), tu mundo se cae a pedazos y no sabes qué hacer. En el mejor de los casos aprendes que no debes confiar en nadie, en especial en viejos escritores de fantasía. Pero lo usual es que pasas a otro canal, a dejarte enganchar por otro programa que en el mejor de los casos será cancelado. Es un ciclo sin fin de escapismo traicionado.

5. Literatura


Todos te quieren hacer creer que los libros son un mejor método de escapismo que los demás. Nada más falso. La imaginación es una enfermedad horrible que puede afectar las mentes frágiles de los lectores. Además, los libros que más escapismo generan son los menos indicados para el crecimiento.

Las fantasías de Crepúsculo son las mismas que las de 50 Sombras de Grey: Hombres que no existen porque son reflejos de nuestras ansiedades. Cuando joven, quieres una fantasía respetuosa y casta con alguien interesado en tu… lo que sea que se supone que tienes en Crepúsculo. Cuando adulta, una fantasía sucia y decadente con alguien que tenga dinero y buen gusto… es una combinación tan imposible como la de vampiro pedófilo.

Magia, destino, heroísmo, nada de eso existe en el mundo real. Y el despertar al final de cualquier libro, por mal escrito que sea, siempre es duro: El choque con la realidad te puede llevar a la locura. Y eso lo sabemos desde Cervantes.

6. Drogas


Si quieres escapar de la realidad, todos van a mencionarte las drogas. Las hay de todo tipo y para todos los estratos socio-económicos. Las hay recetadas, legales, ilegales y de higiene cuestionable. Hay drogas de moda que casi siempre son terribles y nadie admitirá en varios años haber estado consumiendo eso.

Tal vez pienses que no tienes dinero, así que no puedes consumir nada. No te preocupes, una mirada rápida a tu cocina o tu botiquín te proveerán al menos unas cuantas horas de escape. Y tal vez algo de diarrea después.

Porque si hay algo que todas las drogas tienen, es efectos secundarios. Puedes escapar de la realidad, pero por un rato. Y después de un tiempo, necesitas dosis mayores para sentir más. Si sientes de más, mueres.

7. Sexo


Es fácil perderse en el sexo. En particular si involucra más de una persona. Nada te hace sentir más lejos de la realidad que la sudorosa cercanía de otros, su aliento en tu rostro, la fricción acelerando tu excitación, mientras todo tu cuerpo se pierde en un éxtasis eléctrico del que no quieres despertar jamás, mientras tus uñas se entierran en su piel en medio de gritos que caminan la delgada línea entre dolor y placer, pero del que no queda nada a la mañana siguiente.

Lo mejor del sexo es que puedes combinarlo con cualquiera de los métodos anteriores. El problema es que al igual que las drogas, pierde su encanto después de un tiempo y para hacer mayor su efecto debes combinarlo con todo tipo de actividades aberradas, hasta que un día amaneces boca abajo amarrada con un sólo agujerito para respirar y fluidos de al menos una decena de personas sobre ti.

Tía Xime,
Bienvenidos al s. XXI, donde todos (sin importar la edad) quieren ser adolescentes.

Imagen de sibekokke

 

Temas:

8 Respuestas para “7 métodos para escapar de la realidad”

  1. Bueno y si estas cosas son escape a la realidad… que es entonces eso que llaman “realidad” ?

  2. Excelente. Ahora, si me disculpan iré a evadirme con todo lo anterior.

  3. lol con lo de la televisión, HBO…

  4. ¿El Alcohol no lo consideras? ese viejo mal que afecta también a la sociedad actual.

  5. Tia Xime, deberias aprender a cazar animales con piedras y solo beber agua. Eso tambien creo yo que debemos de saber todos los seres humanos como la familia de los homos que somos, homo sapiens.

  6. Mike, el alcohol tambien entra en la clasificación de droga

  7. Las drogas te alejaran de la realidad por un momento pero una vez que regreses a ella, la realidad sera mucho peor que antes de escapar.

  8. Falta el jodido fútbol, la prensa rosa de los hombres…

¿Qué quieres comentar?

¿Quieres que tu avatar salga junto a tu comentario? Hazlo registrándote en gravatar.