7 lecciones de las revoluciones de Libia, Egipto, Bahrain y el Medio Oriente

[X] Por Tia Xime [ ] Consejos   4 de marzo del 2011

Gracias a los cambios en tiaxime.com, creí que podía tomarme un merecido descanso y dedicarme a buscar nuevos temas para mi columna, ya que soy independiente y puedo hacer lo que se me ocurra en este blog.

Puedo escribir de lo que quiera (en cuanto no incluya la palabra ‘coprofilia’ y sea Google-safe) y cuando quiera (en tanto lo haga al menos dos veces por semana) y no tengo que responder ante nadie (excepto ante el contrato que firmé en uso de mis plenas facultades mientras estaba desesperada por dinero).

Así que decidí que para esta nueva etapa es apenas apropiado hacer una columna de revoluciones.



Durante casi dos semanas enteras me lancé a lo más parecido que conozco al periodismo investigativo, es decir, que en vez de reservar un vuelo a El Cairo en uno de esos paquetes turísticos llenos de grupos de cristianos que quieren conocer la tierra de su libro favorito (No, no es El Código Da Vinci), me lancé panza arriba sobre mi cama y encendí la TV, leí Twitter… y abrí Wikipedia cada vez que aparecía una palabra que no entendía (casi siempre resultaba ser el nombre de una ciudad).

Lo que deben saber de las revoluciones en Oriente Medio (hasta ahora) es esto:

1. Cada costado ideológico tenía intereses en la región.


Una semana, el monstruo imperialista derechista neoliberal norteamericano defiende a un dinosaurio en el poder que ha esclavizado un pueblo, la semana siguiente, la izquierda radical comunista terrorista defiende a un dinosaurio en el poder que ha esclavizado a su pueblo. Es decir, ambos extremos del espectro político señalaron al otro como asesinos, y en ambos casos tenían toda la razón. Todos llevaban un dictador en su corazón.

2. Las revoluciones se expanden con rapidez


La tecnología ha afectado el tiempo de propagación de las revoluciones. Las revoluciones pasaron de demorarse décadas en contagiarse a demorar pocas semanas en llegar a puntos de ebullición. La del comunismo se tomó casi cuarenta años en llegar a América Latina, para dar un ejemplo. Todos los dueños de Blackberry pueden darse una palmadita en el hombro por ser revolucionarios, aunque…

3. Los dictadores responden con mayor rapidez


Gracias a la velocidad con que corre la información, los dictadores aprenden de los errores de sus vecinos y son cada vez más eficientes en aumentar el nivel de sus represalias para enseñarle a sus amados pueblos quién manda. Mientras en el pasado el descontento crecía lentamente, ahora son masas multitudinarias que sólo pueden ser dispersadas con violencia gráfica (que no verán en la televisión porque ahora saben que deben encargarse primero de la transmisión de la información). Esperar que algo pese en la conciencia de alguien poderoso, es como creer que a los elefantes les importan las plantas que aplastan.

4. Ninguna de las potencias sabe cómo reaccionar respecto a las masacres


Las grandes potencias que son consideradas responsables de todo el problema de Oriente Medio no tienen idea de cual es la respuesta correcta ante el estallido de la violencia en estos países lejanos que explotan. Así que hacen lo mejor que saben hacer: Esperar hasta que sus países simpatizantes metan la pata para decir algo que suene más políticamente correcto e inocuo.

5. Las potencias se encargan de solucionar la causa del descontento en el mundo


No estoy hablando de acabar con la pobreza, mejorar el acceso a la educación, acabar con el analfabetismo y erradicar a las religiones de las instituciones públicas. Eso es absurdo. Hablo de Internet. El gobierno del país en el que vives actualmente ya sabe que Internet es un peligro, ya que es probable que al estar sin pornografía ni noticias de farándula por más de un día puedes ser capaz de cualquier cosa. Así que saben que lo importante es filtrar esa información peligrosa y esas influencias extranjeras, porque mientras tengas lo demás sigues contento. Lo que gente loca y poco atractiva llama “censura”. En su defecto, ya saben que cortando el acceso en un par de lugares pueden mandarte de regreso al siglo XIX.

6. La revolución se hace también por Internet


Alrededor del mundo, la gente puede saber en tiempo real todo lo que sucede de primera mano, a través de Twitter, Facebook, YouTube, Skype y… tal vez Yahoo Answers. Cuando Egipto cortó el acceso a la red, todos los masturbadores crónicos del mundo compartieron en tiempo real el dolor de su causa. República Tunecina, Bahrein, Egipto, Libia, Yemen, todo lo que sucede en estos países puedes saberlo si tienes el interés de saber lo que sucede y va a suceder después de las revoluciones. Mientras no haya nada que te parezca más interesante en otro canal.

7. Los revolucionarios sedentarios se distraen con facilidad


Para confirmar que Internet está llena de activistas incapaces de levantarse de sus sillas, que se sienten orgullosos de hacer SPAM a causas que les simpatizan mientras están de moda. Ahora todos se han olvidado de las revoluciones que siguen peleándose, para ver a Charlie Sheen hablar de su vida con actrices porno.

Tía Xime,
Lo importante no es tener la razón, es pretender que siempre apoyaste a quienes la tenían.

Imagen de gifake

 

Temas:

4 Respuestas para “7 lecciones de las revoluciones de Libia, Egipto, Bahrain y el Medio Oriente”

  1. LA PERSONA QUE ME LO ENVIO ESTA TODAVIA ASOMBRADA DE LO OCURRIDO, YA QUE ELLA DICE QUE LO HIZO POR HACERLO Y QUE PIDIO ALGO QUE CREIA CASI IMPOSIBLE DE LOGRAR PROBEMOS.
    * Para ti mismo di el nombre de la unica persona del sexo opuesto con quien quieras estar (tres veces…)…
    * Piensa en algo que quieras lograr dentro de la proxima semana y repitelo para ti mismo(a) (seis veces)…
    * Piensa en algo que quieras que pase entre tu y la persona especial (que dijiste en el no. 1) y dilo a ti mismo/a (doce veces)…
    * Ahora … Leer mas

¿Qué quieres comentar?

¿Quieres que tu avatar salga junto a tu comentario? Hazlo registrándote en gravatar.